RAPA DAS BESTAS. DOLOR DE INOCENTES

VIMIANZO 2022
La Rapa das Bestas es una “fiesta cultural y turística” que se lleva a cabo en distintas localidades de Galicia. Se trata de una tradición en la que se encierra a los caballos y a las yeguas que viven en los montes para, supuestamente, cortarles las crines, desparasitarlos y curarles las heridas que puedan tener. Mucha gente considera este evento como algo “heroico” y digno de ser conservado, pero no tiene en cuenta lo que verdaderamente supone para los animales. En muchas ocasiones, simplemente se desconoce por completo lo que allí ocurre.

Este verano de 2022, Xiana Castro y Eira Do Val han documentado la rapa celebrada en el pueblo de Vimianzo (A Coruña) para mostrar lo que realmente sucede en estos festejos. A través de sus imágenes podemos comprobar el violento sometimiento que padecen estos animales y el sufrimiento que ello implica.

Eira Do Val, fotografía, explotación animal, animals view
Eira Do Val, fotografía, explotación animal, animals view

El día anterior a la rapa gente a pie, montada a caballo o en moto conduce a los animales hasta un recinto; al día siguiente serán trasladados al “curro”, que es como se llama el lugar donde se realizará el evento público de la rapa.

En un primer lugar, los potros son separados del grupo. Es fácil entender el enorme sufrimiento que genera esta separación entre madres e hijos en semejante situación. 

Algunos de los potros volverán al monte junto a los demás, pero otros serán vendidos y muchos llevados al matadero. De hecho, uno de los platos que se degustan en estas “fiestas” es el de carne de potro.

Comienza la rapa. Grupos de hombres se abalanzan sobre cada caballo. Los tiran contra el suelo, los agarran fuertemente por la nariz, por el cuello o por las patas. Y todo ello rodeados de gente aplaudiendo y jaleando el espectáculo. Además del dolor que todo esto provoca en los animales, son evidentes también el miedo y el estrés que sufren. A esto se suma que en esa época del año, muchas de las yeguas todavía están embarazadas, lo cual supone un peligro mayor para ellas.

“Hija de puta, te voy a reventar”, se escucha en muchas ocasiones. No es una excepción el hecho de que la mayoría de los participantes en estos eventos sean hombres, y en concreto quienes se encargan de que la violencia con la que tratan a los animales forme parte del espectáculo.

¿Por qué nadie allí es consciente de todo este sufrimiento? ¿Por qué la muchedumbre aplaude pidiendo “otra, otra” al terminar?

 

Al igual que ocurre en otros festejos donde se utilizan animales, lo que importa es el disfrute del público que asiste al espectáculo. El interés de las víctimas es lo último que cuenta. Una vez más, nos encontramos ante una de las muchas consecuencias del especismo que, aunque menos conocida, no es menos grave para los animales.

Trabajo realizado por Xiana Castro y Eira Do Val.

FÁBRICA DE MASCOTAS. CUANDO UN SER SINTIENTE SE CONVIERTE EN PRODUCTO Previous project
CIUDAD ESPECISTA Next project